Si quieres realizar un cambio de alimentación, a través de este artículo comprenderás que los carbohidratos son la fuente principal de energía y cómo funciona nuestro cuerpo cuando prescinde de ellos.

Hemos empezado una “challenge” o para ser más claros nos hemos sometido a un reto y como bien define la palabra, los retos tienen un principio y un final.

Queremos obtener un estilo de vida más saludable y entender cómo funciona nuestro cuerpo.

En lo que se refiere a alimentación, para los que habéis optado por la opción de pérdida de peso/transformación, habéis visto que la ingesta de carbohidratos está muy controlada y los alimentos procesados brillan por su ausencia, tenéis que entender lo siguiente.

 

¿Cómo funciona el organismo?

 

Los carbohidratos son la fuente principal de energía de nuestro organismo, una vez que los hemos digerido se transforman en glucosa, ésta viajará por la sangre para finalmente transformarse en glucógeno, que se almacenará en el hígado y en nuestros músculos. De esta forma, obtendremos la energía instantánea para nuestro entrenamiento.

No queremos liaros con más información en referencia a la glucogénesis y picos de insulina, pero queríamos que comprendierais lo esencial.

Una vez entendemos esto, sabemos como funciona el cuerpo humano cuando dispone de carbohidratos.

 

cambio alimentación

 

¿Cómo funciona el organismo ante un cambio de alimentación?

 

Durante este reto hemos disminuido la ingesta de los carbohidratos, con lo cual la cantidad de glucógeno baja considerablemente. Ahora a nuestro cuerpo no le queda más remedio que tirar de las reservas de energía para generar glucógeno, o para ser más claros que el agua, tiene que tirar de la grasa.

Para conseguir esta transformación de grasa en cuerpos cetogénicos, el páncreas sintetiza una hormona llamada glucagón, y para no liaros mucho, entenderemos este proceso como la cetogénesis. Este es el proceso que libera los cuerpos cetónicos que se acumulan en la sangre y lo conocemos como, cetosis.

Y es ahora cuando nuestro cuerpo consigue a través de la cetosis quemar la grasa para utilizarla como combustible.

¿Qué sensaciones puede que tengas a partir del tercer día?

  • Mal aliento: sí, es normal, tu cuerpo tiene más cuerpos cetónicos de lo normal y se liberan a través del aliento. Como solución te recomendamos beber mucho agua.
  • Dolor de cabeza: seguramente que sea una vez que han transcurrido varios días, la verdad es que se hace difícil, pero un proceso comprensible sabiendo que el cerebro necesita glucógeno (o cuerpos cetónicos) para funcionar de ahí esa reacción.
  • Orina con olor fuerte: la orina es una vía para eliminar cuerpos cetónicos por eso el olor es más fuerte.

 

De todos modos que no cunda el pánico, la lista de alimentos con la que trabajamos para conseguir el cambio de la alimentación actual es saludable y no hemos eliminado radicalmente los carbohidratos, podemos comer legumbres, frutas, patatas y boniatos entre otros, así que difícilmente entraremos en una cetosis de libro.

Si quieres más información sobre dietas saludables puedes echarle un vistazo a este artículo.