Posiblemente muchos de los que estéis leyendo este artículo tengáis la sensación de que los entrenamientos de fuerza (lo que sería Fitness en nuestro centro) son más fáciles y no son tan cansados a diferencia de los entrenamientos en circuito (lo que sería Conditioning en nuestro centro). Sí, es verdad que los entrenamientos en circuito puede que te hagan sudar más, subir el ritmo cardíaco y acabar literalmente por los suelos, pero os podemos asegurar que un entrenamiento de fuerza con la intensidad adecuada no tiene nada que envidiar a la fatiga creada en los entrenamientos en circuito.

Si no llegas a sentir esta sensación, posiblemente es que no estás entrenando a tu 100% y estás lejos de conseguir tus objetivos ya que puedes rendir con mucha más intensidad.

Para ello escribimos este artículo, con el fin de ayudar a que te enamores de los entrenamientos de fuerza y consigas cambios positivos en tu cuerpo.

 

 

La intensidad

 

Entrenamiento de fuerza

 

Para explicar la intensidad hay que tener claros 2 conceptos:

  • Se define intensidad como el grado de esfuerzo que se realiza en un ejercicio cada repetición.
  • Y se define esfuerzo como la demanda de nuestro organismo ya sea fisiológico, mecánico, emocional o técnico.
  • Por lo tanto, la vara de medir la intensidad será el esfuerzo.

 

Para variar la intensidad y aumentarla hay varias formas de conseguirlo:

  • Aumentar el peso del ejercicio.
  • Aumentar la velocidad del ejercicio.
  • Descansar menos.
  • Controlar la fase concéntrica.
  • Etc.

 

Por lo tanto, una vez sabemos esto, si en tus entrenamientos de fuerza no estás viendo mejoras, o lo realizas sin esfuerzo, quizás necesites aumentar tu intensidad variando alguna de estas variables. Ya sea introduciendo más peso a tus ejercicios siempre respetando una buena técnica y sin llegar al fallo muscular, descansando menos siempre respetando el tiempo que diga el entrenador o controlar en todo momento el movimiento cuando realizas el ejercicio, siendo consciente que lo que realizamos y activando la musculatura.

Y este último punto lo vamos a desarrollar un poco más ya que consideramos que tiene gran importancia, se puede entrenar y mejorar.

 

 

Focalización Mente-Músculo.

 

La conexión mente-músculo favorece la contracción muscular. Lo que conseguiremos con esto es un incremento en la efectividad de la ejecución de los ejercicios, además favorece a un mejor control motor y mayor rendimiento en la fase concéntrica y excéntrica.

 

Entrenamiento de fuerza

 

¿En qué consiste la conexión Mente-Músculo?

 

Lo que buscamos con esta conexión es gracias a un trabajo mental deshacernos de todo pensamiento externo que se produce durante la ejecución del ejercicio que realizamos.

En resumen, lo que buscamos es aislar nuestra mente de factores internos (temas de trabajo, problemas personales, estrés…) y factores externos (distracciones) que nos impidan concentrarnos al 100% en el ejercicio.

 

 

Beneficios

 

1. Reclutamos mayor número de fibras musculares.

2. Mejor ejecución en todas las fases del ejercicio.

3. Mejora la técnica de nuestro ejercicio y prevenimos lesiones.

 

 

¿Cómo mejorar el enfoque externo e interno?

 

Para mejorar estos dos factores existen varios métodos:

  • Meditación para poder controlar tu mente y que no te controle ella a ti.
  • Visualización de tus grupos músculares o de la ejecución correcta del ejercicio durante el ejercicio.
  • Ponerte música que te motive y te aisle de todo.
  • Sentir el músculo trabajado, ya sea tocando tu mismo el músculo o alguien externo. Esto ayudará a enfatizar la zona que queremos que se active siendo más consciente de ello.

 

 

Conclusión

 

La fuerza se entrena y se mejora, la intensidad se incrementa y se mejora, ¿por qué no entrenamos el enfoque en los entrenamientos de fuerza?. Esta capacidad también es entrenable y científicamente demostrable que nos aporta beneficios en nuestro rendimiento deportivo y mejora a la hora de conseguir objetivos.

Asi que ya sabes, añade estos tips poco a poco en tus sesiones y da un paso más para ser una mejor versión de ti mismo.

Cualquier duda que os surja, ya sea de conceptos o a nivel teórico escríbelo en los comentarios, estaremos encantados de ayudaros.

*Te dejamos aquí nuestro tercer entrenamiento en casa, puedes practicar todo lo aprendido en este artículo con esta rutina. ¡ÁNIMO!* Entrenamiento con elásticos.